-->

viernes, 19 de julio de 2013

Tomy Tronic 3D Thundering Turbo 1983

Todos sabemos que las 3D son mas viejas que el comer, que lo que ahora es una moda, no es nada nuevo.
En cuanto a sistemas portátiles, tal vez alguno crea que 3DS ha sido el primero, tal vez otros piensen que el fracasado y ahora sobrevalorado Virtual Boy fue realmente el primero, pero no es así. Siempre hay algo mas viejo.


Los años ochenta fueron la década de la electrónica. Fue una década llena de ideas brillantes y nefastas, una época en la que el futuro parecía tenerse
en la palma de la mano con toda la tecnología que estaba apareciendo. En aquella época, los videojuegos portátiles eran todo un furor, centrándose mayoritariamente en tres grandes grupos, los de LCD, LED y VFD. 

Finalmente el LCD ganaría la batalla a los otros formatos, por su simpleza y su fabricación barata además de un muy bajo consumo de baterías. Nintendo llevó a las casas de todo el mundo los LCD portátiles con sus Game & Watch en 1983, 1980 en Japón, no fue la primera, pero los popularizó.

Pero una compañía decidió que los modernos LCD no eran suficiente, decidieron hacer de ellos juegos en 3D reales. Es cuando a la par que Nintendo, Tomy lanzó los Tomy Tronic 3D, una linea de portátiles con forma de binoculares o prismáticos que eran juegos en LCD pero con un efecto en tres dimensiones.

Se lanzaron al mercado ocho juegos diferentes bajo una misma carcasa con diferente color. 


Los juegos al contrario de lo que piensa mucha gente no son LED, son LCD pero brillan porque toman la luz natural mediante una ventana en la parte superior de la consola. Al igual que hacen los Table Top de Nintendo por ejemplo.

Los Tomy Tronic, además eran a en color a diferencia de los LCD de la competencia, tenía un mejor sonido, una pantalla enorme(pues hay que tener en cuenta que son como unas gafas) y un efecto 3D que te puede sorprender incluso estando en el año en el que estamos.

Por desgracia como suele ocurrir con todo lo relacionado con el 3D, no es fácil de publicitar. Si no pruebas el aparato no puedes apreciar el efecto y ya en la época era bastante complicado hacer entender a alguien que nunca había visto un videojuego portátil en LCD como era la experiencia de juego, como para hacerle entender que era además 3D.

Pese a todo no llegó a vender nada mal, al menos en el mercado anglosajón. Por aquí es raro no conocer a alguien que no lo hubiese tenido en su niñez o que no lo haya probado alguna vez.

Este tipo de juegos también se vendieron bajo otros nombres y colores por otras marcas, por ello es normal encontrar por la red juegos similares de otras compañías, incluso mas modernos en comparación a estos, pero son los Tomy Tronic 3D los primeros.

Mi unidad es la llamada Thundering Turbo, viene a ser un juego de coches. Tenemos un circuito oval, en el que el único objetivo es adelantar coches. Existen tres circuitos(tres dificultades, y tenemos tres vidas o coches de repuesto por circuito). Cuantos mas coches adelantemos mejor, pero mas tráfico iremos encontrando. 


Es interesante ver que si dejamos de acelerar nos van adelantando los coches que dejamos anteriormente atrás y por tanto vamos perdiendo esos puntos. Es por ello que no estamos ante un simple LCD en el que aparecen y desaparecen coches, para hacernos creer que estamos conduciendo, aquí parece que los coches están dando vueltas realmente y si pasamos a dos o tres y frenamos veremos como hacen por adelantarnos, al igual que los veremos en ocasiones adelantarse entre ellos.


El efecto 3D está muy conseguido, viendo los coches en el horizonte muy pequeños y apreciando distancia. Una de las mejores formas de apreciar el 3D es cuando tenemos un accidente. Al tocar un coche tendremos el accidente, es en ese momento cuando veremos como el coche se va sin control al lado derecho, toca la barrera y da una vuelta de campana perdiendo una rueda. Aquí veremos el coche por delante y la rueda muy cerca de nuestro ojo. Obviamente es una sucesión de imágenes fijas, esto es un LCD, pero el efecto 3D está muy conseguido teniendo en cuenta las limitaciones obvias.

Estéticamente tenemos unos "prismáticos" pues éste tipo de juegos no se sujetan a la cabeza solos, no es como aquellos cascos de realidad virtual. Es cierto que cuenta con una cinta, pero es para colgar la maquina del cuello. 


En la parte superior tenemos todos los controles. Los botones largos a cada lado son para llevar el coche de un lado a otro. Con el botón rojo aceleramos. Tenemos un botón algo mas fino que enciende la consola, pero la función de apagado solo está disponible cuando perdamos todas las vidas. Estos cuatro botones son de goma.

Una pegatina cromada, pone nombre a la consola.

Por último tenemos un quinto botón, éste de plástico duro, del tipo pasador, que controla el volumen. Todos ellos tienen un grabado plateado con su función.



En la parte central tenemos una ventana. Es la encargada de darnos luz para encender todo el juego, al igual que ocurre con los Table Tops de Nintendo, necesitamos estar debajo de una fuente de luz para poder jugar correctamente. Con poca luz se puede jugar bien, pero para apreciar la colorista curva, será mejor jugar bajo el sol o bajo un flexo.

Los binoculares tienen unas lupas que harán que la pantalla se vea mucho mas grande de lo que en realidad es. La pantalla viene a ser algo mas pequeña que la ventana superior.


Por la parte de abajo tenemos la tapa de las baterías que hace las veces de libro de instrucciones. Se explica la función de cada botón y el objetivo del juego.



Para abrir la tapa de las baterías tenemos que ayudarnos de un objeto plano, en mi caso suelo usar una moneda. En el interior no encontramos muelles, encontramos nostalgia ochentera, un sistema que nunca me gustó la verdad. Tres pilas AA nos darán unas cuantas horas de juego, la verdad no se cuantas aún, pero imagino que muchas mas de las que últimamente nos tienen acostumbrados.



No hay mucho mas que enseñar, es una consola recomendable para nostálgicos y coleccionistas, una alternativa barata al Virtual Boy. En todo caso no es común y no se encuentra con facilidad. A través de internet puedes conseguir uno, pero fuera de él no te será fácil dar con uno. Cuando llevas un buen rato jugando puede cansar y no me refiero al 3D, me refiero a la monotonía. En este tipo de juegos peleas contra tus records pero a diferencia de otros juegos LCD, en este tu único objetivo es adelantar sin más, no hay que recoger nada, ni se termina el combustible o algo así, una pena, pues estoy seguro de que podría haber dado para algo más. En contra partida disfrutarás de un efecto 3D alucinante, teniendo en cuenta que tiene treinta años y disfrutarás de que tenga guardado de puntos y así poder seguir intentando batir nuestro record una y otra vez.

Si queréis ver como es por dentro, puedes verlo AQUÍ.


Si te gustó esto, por favor compártelo

0 comentarios :

Publicar un comentario