-->

martes, 19 de noviembre de 2013

Grandstand Astro Wars 1981

No es un secreto que me gustan las Tabletop, me gustan mucho desde que era un crío y jugaba con las primitivas Tabletop totalmente mecánicas, que simulaban conducir un coche. Aquellas maquinas que no eran mas que una carretera dibujada en un rollo y tu movías un pequeño coche de plástico con un volante sobre el mapa. En cambio, Tabletops electrónicas no pude llegar a tener nunca.

Es ahora, cuando poco a poco voy consiguiendo estas preciosas maquinas y poco a poco van convirtiéndose en una pequeña colección a parte.

Hace poco tiempo paseaba por un mercadillo de Stratford Upon Avon. El mercadillo era de antigüedades, no esperaba encontrar videojuegos allí, pero como me gustan las antigüedades eché un vistazo. Cual fue mi sorpresa, que en uno de los puestos, la dueña estaba jugando a una Tabletop. Tras acercarme a mirar cual era, vi que era Astro Wars. Tras acordar un muy bajo precio, me la llevé a casa.


Una vez desmontada, limpiada y pulida la pantalla, me encontré con una maquina preciosa, todo un icono en este país. Un pedazo de la historia de los videojuegos que estaba como nueva.

Nos encontramos ante una maquina antigua, de 1981 en la cual vemos como marca Grandstand que es con la que se comercializó aquí pero en realidad es
Epoch. Astro Wars es en realidad fue un intento de traer el Arcade original Super Galaxian, a las casas de todos.


Para los que no conozcan la consola, nos encontramos ante un shoot'em up. El "mata marcianitos" clásico, pero nada simple. Pese a que la consola se juega en un VFD y los controles son simples, tenemos ante nosotros un viciante aparato, que cuenta con cuatro fases completamente diferentes, que una vez completadas, aumentan en velocidad y por tanto en dificultad.


Al igual que con la Grandstand Scramble, Astro Wars se controla mediante un pequeño joystick y un único botón de acción. Como en Scramble, la pantalla es un VFD y la consola tiene un único altavoz que nos ofrece melodías con unos estridentes pitidos que no se pueden desconectar. Todo movido por cuatro pilas del tipo C (las grandotas).

El juego en sí, es clon de Galaxian. Los shoot'em up estaban de moda y las naves volando por el espacio y luchando con extraterrestres estaban a la orden del día. El juego es simple, tenemos entre manos una nave en la parte inferior del VFD, el cual a diferencia del Scramble, está en posición vertical. Con nuestra nave nos defenderemos de los innumerables ataques enemigos que llegan de la parte superior de la pantalla. El juego se compone de cuatro fases, pero a éstas, hay que sumar las fases de bonus. Si conseguimos X puntos y no morimos, podemos llegar a estas fases entre nivel y nivel. En ellas, nuestra nave se divide en dos. La parte superior de la nave se convierte en una cápsula, que tenemos que controlar para unirla con el resto de la nave. La cápsula va cayendo y para unirla hay que trabajar con el propulsor y la dirección. Como si del mismísimo Lander de Windows se tratase.

Las fases no son iguales entre sí. Primero nos enfrentaremos a hordas de naves que nos atacarán desde la parte superior, protegiendo a sus jefes de nuestros disparos, pero los jefes no nos atacan. De vez en cuando algunas de esas naves romperán la formación y vendrán a por nosotros disparando y moviéndose de una en una, formando ángulos de noventa grados, haciendo mas difícil acertar los disparos. Cuando no queden mas enemigos en pantalla pasaremos a la fase dos. En el segundo nivel varias naves se moverán por la pantalla evitando los disparos, esta vez formando diagonales, no es fácil acertar pero cuando eliminamos a todas pasamos al nivel tres. En el nivel tres nos enfrentamos a unas naves que vendrán hacia nosotros haciendo eses y giros. Cuando acabamos con todas, pasamos a la última fase. En último nivel nos enfrentamos a los jefes. Éstos solo se mueven en la parte superior de la pantalla, pero disparan rápidamente y en poco tiempo pasas de atacar a tratar de defenderte esquivando láser por todas partes. Tras esta fase todo se repite pero a mayor velocidad. El juego termina cuando pierdes cinco vidas o cuando llegas a los 9.999 puntos. Ambos finales tienen una melodía especial. Por desgracia yo solo he podido oír la primera.


En cuanto al envoltorio. Vemos una bonita Tabletop que recuerda a los ordenadores de los 60's mezclados con las enormes maquinas de radar de aquella época.


Existen dos versiones, mi unidad es la primera, con el logo en blanco sobre un fondo totalmente negro. La segunda versión tenía el logo rojo y la pantalla bordeada de un par de lineas paralelas.


Segunda versión de Astro Wars o Galaxy II
El joystick en realidad no es mas que una palanca metálica, una palanca idéntica a las que pudimos ver en el panel de mandos de la Atari 2600. Con este control solo podemos movernos de izquierda  a derecha. En la parte derecha del cuadro de mandos, tenemos un gigantesco botón de acción que sirve para disparar o controlar la propulsión en las fases de bonus.



En la parte central nos encontramos con el botón de encendido, tipo pasador y dos pulsadores. Uno es el Start, como reza el grabado sobre el plástico y el otro es el Select, el cual se usa para elegir el nivel de dificultad.


Como todo en aquella época, está fabricado con mimo y con el pensamiento de que sea duradero. Todas las acciones de los botones están grabadas con relieve sobre el plástico y pintadas en blanco. El contorno de la pantalla es una pegatina de color negro mate de calidad y la pintura plateada de la lisa carcasa aguanta como el primer día pese a tener 32 años.

El VFD queda protegido tras una pantalla que de plástico que ofrece un ligero aumento de la imagen. Además éste plástico tiene grabados unos finísimos círculos concéntricos que producen un curioso efecto óptico, dando la sensación de ver el juego en un antiguo televisor de tubo o CRT. Entre la pantalla VFD y la pantalla de plástico, hay una pantalla intermedia, que dota de gráficos fijos al juego a modo de decorado para hacerlo mas atractivo a la vista. En este decorado vemos algunas galaxias y estrellas para hacer la acción mas inmersiva, pero pasan rápidamente desapercibidas en pro de la acción, mas aún si jugamos a oscuras o con poca luz para seguir bien la acción del luminoso VFD.


Si quieres ver un poco mejor el interior, te invito que te pases por AQUÍ.
Por último comentar, que además de usar pilas(las cuales no duran mucho la verdad) también se puede conectar a la corriente mediante un adaptador universal. Las pilas van alojadas detrás de una enorme tapa por la parte trasera.



Y eso es todo, una Tabletop no muy conocida por todos, pero muy adictiva y famosa para unos pocos, la cual acompaña con orgullo a mi Scramble y que poco a poco se van convirtiendo en una colección paralela a las de consolas portátiles y sobremesa. Es fácil de localizar por Internet y ronda los más diversos precios, según su estado, si tiene caja o no... pero suele ser asequible para los años que tiene y lo bien que funcionan todas. La recomiendo totalmente o al menos, echar unas partidas para probarla si conoces a alguien que la tenga. No os arrepentiréis y os sacará mas de una sonrisa y mas de un cabreo.


Si te gustó esto, por favor compártelo

0 comentarios :

Publicar un comentario