-->

viernes, 18 de abril de 2014

Un vistazo al WiiU Pro Controller

No se puede negar que lo más atractivo y revolucionario que ofrece la WiiU es su mando con pantalla. Pero Nintendo al lanzar la consola pensó en que tal vez los jugadores más tradicionales estarían más cómodos con un mando más tradicional. Por ello nació el WiiU Pro Controller.


Al igual que todo lo relacionado con WiiU este mando más "normal" tuvo un comienzo complicado, por cuestiones obvias no todos los juegos de inicio fueron compatibles con él, incluso hoy algunos siguen sin serlo, esto es debido a que obviamente están orientados a dar la mejor experiencia con la pantalla secundaria. Un ejemplo claro sería Zombie U en el que el juego depende de la
segunda pantalla para muchas opciones y no solo para visualizar el inventario y el mapa. Es por ello que este juego tal y como viene en el disco es injugable con el mando Pro.

Para saber que juegos son compatibles y cuales no, simplemente hay que mirar el dorso de los juegos, un icono con forma de Pro Controller nos indicará si es compatible con él o no.


Afortunadamente son cada vez más los juegos que van apareciendo para la consola que dan soporte a este mando secundario, bien para el multijugador o para el modo un jugador. En realidad comprarlo no es obligatorio. El GamePad de WiiU pese a su pantalla no es pesado, aunque parezca mentira es bastante ergonómico y no cansa tras sesiones de juego largas. Yo he adquirido mi Pro Controller por dos razones en concreto, primero por el Smash Bros y el Mario Kart, con los que soy muy tradicional y prefiero un control mas estándar, pues con controles nuevos soy bastante malo jugando. La segunda razón es la autonomía. El GamePad de WiiU es muy revolucionario y lo paso en grande con él en juegos que lo aprovechan al 100%(son pocos la verdad) pero la autonomía que tiene es de risa. Incluso con la WiiU y el mando apagados, éste sigue consumiendo batería.


Encontrar el Pro Controller en tiendas físicas no ha sido moco de pavo. Me empeñe en comprarlo en tienda física para poder verlo y probarlo antes. En Birmingham ha sido imposible, tras dos meses de búsqueda nadie lo tenía, ni siquiera las famosas tiendas dedicadas a esta industria. Cansado de dar vueltas comencé a buscarlo de segunda mano pero el problema era el mismo. Hasta que llegué a Manchester y en una tienda Game, colgado en una esquina de la pared del fondo, detrás del mostrador tenían uno y rebajado. Para que os hagáis una idea de lo poco popular que es la consola aquí, cuando pedí el Pro Controller al vendedor, me dio un Wii mote, uno de esos Wii mote que vienen en una caja con el logo de WiiU, tuve que explicarle cual era el Pro Controller para WiiU y señalar con el dedo para que me lo diese. Me comentó que eso no se vendía mucho y que por eso era complicado de encontrar, que las tiendas no lo pedían. Afortunadamente me hice con el mío.


La caja da un poco de pena la verdad, aún recuerdo las preciosas cajas de los mandos de Nintendo 64, llenas de detalles y folletos de los próximos lanzamientos en su interior. En el caso de la caja del Pro Controller, da sensación de ser de un componente de ordenador, mas que de un mando de control. Da sensación de haber sido diseñada deprisa y sin gana.




Dentro nos encontramos una sábana con instrucciones en mil idiomas, que nos comentan cosas como que para dejar los sticks analógicos en posición neutra si los hemos movido por error al arrancar la consola, basta con pulsar a la vez, +,-,A y B. Creo que ésto es lo único interesante del inmenso papel con las instrucciones. También viene un largo cable USB con el que podremos cargar el mando o jugar con él puesto.


Personalmente es el mando más bonito que tengo, por desgracia lo que importa es su uso y no lo bonito que es, y su uso se ve lastrado por un detalle que para algunos no será importante pero para mí sí lo es. Al igual que el GamePad de WiiU, el mando Pro no tiene gatillos progresivos y eso para un amante de los juegos de conducción como me considero es un auténtico paso atrás. En cambio los amantes de los shooters en primera persona estarán de enhorabuena, pues al no tener recorrido, los gatillos facilitan disparos precisos y rápidos.


Estéticamente es precioso, muy similar al mando de Xbox 360, mezclando algunas cosas del propio WiiMote, del GamePad de WiiU e incluso algunos detalles del mando de PS3. Toda una mezcla de mandos en uno solo.


El mando de Nintendo es ligeramente más grande que el de Microsoft
Su acabado brillante lo hace ser muy atractivo, pero es un imán para la suciedad y las huellas. Sujetarlo por primera vez, con las manos limpias echa al traste todo su atractivo y queda totalmente marcado como si tuviésemos las manos pringadas de aceite. Pese a lo que pueda parecer en primera instancia el mando no es de mala calidad. Tiene unos acabados idénticos la GamePad de WiiU, pero hay que reconocer que al natural parece algo más barato que sus primos en PS4 y Xbox One, los cuales parecen más trabajados y con más calidad en sus acabados. No hay que olvidar el que Pro es un mando secundario.

La parte frontal es del guarro negro brillante, la parte trasera, afortunadamente es de un tono satinado que recuerda a los materiales que tenía el mando de Game Cube. Por su parte trasera tenemos la tapa de la batería, la cual es la misma que la que usa la Nintendo 3DS y es el motivo por el que me hice con este control. La autonomía ronda las 80 horas con tan solo cuatro horas de carga. Aún no he llegado a las 80 horas de juego con él, pero puedo aseguraros que esto es eterno. Acostumbrado al GamePad o al mando de Xbox 360, esto parece que funcione con Maná. Junto a la tapa de batería podemos ver el botón de sincronización con la consola.



Los botones son los mismos que los del GamePad. Los famosos A,B,X,Y,L y R que arrastramos desde la Super Nintendo. Además tenemos el Select(-) y el Start (+), una cruceta de control que sigue siendo la mejor del mercado y entre los botones Select y Start el botón Menu Home, que nos lleva al menu de inicio en cualquier momento. Al igual que en el GamePad, todos las letras e iconos de los botones están serigrafiados sobre los mísmos.


 Debajo de los botones R y L tenemos los famosos ZR y ZL que como comente antes no son gatillos progresivos.



Gracias al USB podemos cargar nuestro mando casi en cualquier sitio.

Lo que más llama la atención del mando es la disposición de los analógicos. Al igual que en el GamePad o en PlayStation, los analógicos están en paralelo, pero en este caso en la parte superior del mando.


La verdad, después de tantos años teniendo el pulgar derecho por debajo de los botones de acción, la primera vez que agarré este mando tuve una sensación extraña. Me ha ocurrido varias veces, que pulsando los botones de acción, bajo el pulgar para agarrar el analógico y me encuentro con la nada, porque el analógico está arriba. En el GamePad de WiiU no me ocurre porque el mando es muy diferente a todo y mi cerebro tiene eso siempre presente, pero al sujetar el Pro Controller mi cabeza piensa que tiene entre manos el mando de Xbox 360 y eso me hace fallar en ocasiones tanto con el stick derecho como con la configuración de botones, que como sabréis está al revés.

El mando Pro también tiene vibración, eso sí, solo tiene un motor a diferencia de sus competidores pero es suficientemente potente como para notarlo fuerte y suficiente para darnos esa autonomía de batería.

En la parte inferior tenemos los famosos cuatro cuadritos luminosos que tenía el Wii Mote y hacen la mísma función. Existe otro led indicativo del estado de la batería justo sobre el logo serigrafiado. Este led está la mayor parte del tiempo apagado, se torna rojo cuando no queda mucha batería y cuando ésta está a punto de agotarse parpadea. El led también indica el estado de la carga del mando. Al igual que el GamePad, al enchufarlo a la red se iluminará en color naranja y se apagará cuando la batería esté totalmente cargada.


¿Pero que tal funciona? ¿Merece la pena comprarlo?

Funciona a la perfección, como todos los mandos de Nintendo. La respuesta es excelente, el tacto es excelente, los sticks son suaves y precisos y proporcionan un agarre excelente. Ergonómicamente roza la perfección, recordando claramente al mando de Xbox 360 pero aún más ligero(resulta chocante lo poco que pesa en comparación al de 360.), en ocasiones mientras juegas piensas que lo haces con el de Microsoft.

Merece la pena comprarlo y mucho, incluso si no tienes WiiU, pues es posible conectarlo al PC mediante Bluetooth. No hay muchos juegos que lo usen plenamente en el pequeño catálogo de la consola pero estoy seguro de que ésto cambiará. Es una buena opción para los juegos third, que no suelen sacar gran partido del GamePad o no suelen ir más allá de colocar inventario o mapas en su pantalla, es por ello que el Pro Controller puede funcionar como un tándem con el GamePad.

Es interesante en algunos juegos como en Mario 3D World, donde podemos dejar el GamePad como pantalla en modo Off TV y usar el Pro controller como mando si con él estamos más cómodos.

Es la mejor opción como mando para el jugador dos. Recordemos que no mucha gente tiene WiiU y mucha menos se lleva el enorme mando cuando va a casa de alguien a jugar. En esta ocasión el Pro Controller tiene todas las de ganar.

Pros y contras:

Como pros tenemos una ergonomía casi perfecta(es difícil superar a la ofrecida por el mando de Game Cube). Una duración de la batería que parece imposible en nuestros días y la sensación de jugar con un mando más tradicional.

Como contras tenemos el acabado brillante(guarrísimo), la falta de una salida de audio para conectar unos auriculares y los olvidados gatillos progresivos.


Si te gustó esto, por favor compártelo

0 comentarios :

Publicar un comentario