-->

jueves, 3 de julio de 2014

Amiga 600 de Commodore 1992

Hubo una época en España conocida como la era dorada del videojuego Español. Esa época fueron los años 80's donde los videojuegos eran cosa de una minoría, las consolas eran una rareza y lo que mandaba entre los jugones eran los microordenadores. Maquinas como el Amstrad CPC, Commodore 500, el MSX o el por algunos llamado el "gomas" el Spectrum ZX entre muchísimos otros.

Lo que hacía de los microordenadores todo un éxito era el poder programar tus propios juegos con ellos mediante Basic o similar. Esto daba lugar a un creciente numero de juegos para estos ordenadores y a la ingente piratería que existía alrededor de éstos, además habría que sumar que revistas como la Microhobby, traían maravillosos tutoriales de como programar tus propios juegos y además solían traer algunas veces de regalo cintas de juegos hechos por ellos. Sí, hubo una época en la que las revisas regalaban juegos.

Los Españoles que tenían la suerte de tener uno de estos ordenadores, programaban más que jugaban y algunos de ellos dejaron auténticas joyas, otros llegaron a ser desarrolladores profesionales en desarrolladoras de renombre, hoy prácticamente todas olvidadas y/o desaparecidas. Todo esto es otro tema que abordaré en otro post, porque hoy toca hablar de uno de esos microordenadores. El Commodore Amiga 600.


Los años ochenta fueron una buena década para los microordenadores, pero a finales de los ochenta y principios de los noventa la cosa comenzó a ir en declive, aunque aún hoy en día tienen una fiel legión de seguidores y continúan los nuevos desarrollos de juegos. La culpa del declive la tuvo la
irrupción en el mercado de las videoconsolas. Éstas eran claramente inferiores a las posibilidades que brindaba un microordenador, pero era más fácil y directo el jugar en ellas. Sin necesidad de cargar cintas o disquetes, sin programas y sin necesidad de escribir ningún código. En las consolas solo metías el juego y a jugar.

Game Boy fue toda una revolución y consiguió, que lo que era un sector minoritario de jugadores creciese en poco tiempo, comenzando a hacer algo de daño al sector de los microordenadores.

Para combatir ésto, los fabricantes de microordenadores se pusieron manos a la obra, creando máquinas más potentes que las consolas, lanzando más periféricos para jugar o desechando el sistema de cassettes del todo, en pro a los disquetes. En el caso que hoy ocupa, Commodore con su línea AMIGA era muy famosa por el que incluso a día de hoy entre muchos es el más popular de los microordenadores AMIGA de Commodore, el Amiga 500, la historia del A600 comienza en el sucesor del A500 el A500+ o Amiga 500 Plus. El 500+ fue el Commodore con la vida más corta, recortes en su placa para hacerlo más barato de fabricar además de las mínimas mejoras que traía en relación al modelo A500 le dilapidaron.


Como mayor mejora se incluyó en el A500+ el sistema operativo Amiga 2.04. Además la Rom Kickstart(para que nos entendamos medio sistema operativo es un chip instalado en la placa base) no era compatible con algunos juegos de Amiga 500, condenando al 500+ al odio de muchos usuarios y que estos viesen este  nuevo modelo como un sinsentido. Commodore, quería lanzar algo que acompañase al Amiga 500+ que no gozaba de buena salud.

Commodore tenía pensado lanzar al mercado un Microordenador compacto, algo menor que el 500+ y que fuese más simple de usar, para captar a todos esos nuevos jugadores que se estaban subiendo al carro del ocio digital solo por los juegos de las consolas y que además incorporase el nuevo sistema operativo. Iba a llamarse Amiga 300, pero finalmente, debido al poco éxito del 500+ se acabó transformando en su sucesor y así nació el Amiga 600.

La idea de simplificar al máximo el A600 unido a la decepción que para muchos supuso el A500+ hizo que el A600 fuese recibido con malas criticas por parte de los consumidores.

A simple vista el recorte más notorio es la eliminación del teclado numérico, algo que no sentó muy bien a los usuarios que venían del A500. En cambio además del ser algo más pequeño y traer una Rom con un sistema operativo diferente al del 500, el 600 tiene un puerto PCMCIA y un slot interno IDE al que le podemos conectar un disco duro o cualquier sistema de almacenamiento que esté adaptado al puerto IDE. Hoy en día incluso existen adaptadores de tarjetas SD para usarlas con el IDE aunque suelen ser más usadas las tarjetas de memoria Compact Flash, pues no necesitamos una gran cantidad de memoria para almacenar todos los juegos, programas y utilidades que tiene el A600.

Tarjeta CF de 4GB conectada a un adaptador para puerto IDE

Las especificaciones técnicas del pequeño ordenador de 16 bits son las siguientes:

Dispone de un procesador Motorola MC68000 a 7.14 Mhz. Con una memoria Ram de tan solo un mega, que por desgracia se queda corta si vamos a tener todo metido en un disco duro, siendo el mínimo aceptable para correr casi todo dos megas que además es lo máximo que soporta el pequeño A600. Afortunadamente el mega que trae de serie es ampliable mediante un slot que se encuentra en la parte inferior.



La memoria Rom es diferente a la vista en el 500 y el 500+, es la Kickstart 2.05 de 512 KB. La mía la podéis ver en la siguiente imagen, es la 37.300.



La resolución de pantalla está entre 320x256 con 32 colores simultáneos, hasta 1280x256 en la versión PAL con 16 colores. La versión NTSC va de 320x200 hasta 1280x200.
En cuanto al sonido, el A600 es estéreo, con 4 canales de 8 bits.

El chipset ECS(Enchanced ChipSet) se compone de cuatro chips, el 8375 llamado Super Agnus el cual se encarga del manejo de hasta dos megas de memoria chip, el 8364R7 llamado Paula, que controla el audio y los puertos de entrada y salida. El 8373 llamado Super Denise, que se encarga de controlar el vídeo y Gayle, que maneja los puertos de entrada/salida y el IDE.


El Amiga 600 cuenta con una disquetera que se conecta al puerto de 34 pines que podéis ver en la imagen superior, en la parte derecha superior de la placa. El puerto IDE 2.5 de 44 pines donde se conecta el disco duro, podéis verlo en la parte izquierda de la placa, por encima del puerto PCMCIA. El puerto IDE suele venir vacío excepto en una versión del Amiga 600 llamada A600 HD el cual incluía un disco duro conectado a éste puerto. No es mi caso, el mio es un A600 normal.


 Externamente tenemos en el costado derecho dos conectores tipo Atari de nueve pines. Con nombre de cada conector grabado en el plástico tenemos el primero que sirve para conectar el ratón(cualquiera con el conector Atari nos vale) y el segundo es para conectar un Joystick. Una vez más cualquier pad o Joystick con la conexión tipo Atari nos vale, incluyendo los joy de la propia Atari, o los mandos de Megadrive y Master System.


Pese a que cualquier ratón con el conector Atari nos vale, yo preferí adquirir para mi unidad un ratón original con los logos de Amiga.



Junto a estos conectores tenemos la disquetera.


En el costado izquierdo vemos el slot PCMCIA.


Y en la parte posterior tenemos todas las conexiones.


Si vamos de izquierda a derecha viendo las conexiones de la parte posterior, nos encontramos con el conector para una disquetera externa, seguida de un puerto de serie DB25 RS232 de 25 pines.


Junto al puerto de serie podemos ver un puerto paralelo Centronics DB25 hembra de 25 pines. Las dos salidas de audio estéreo y un puerto de vídeo RGB analógico de 23 pines.


En la parte más a la derecha de la zona trasera, junto al puerto de vídeo tenemos la salida de vídeo compuesto, la salida de vídeo mediante RF y la conexión para la pesada fuente de alimentación externa.

Teniendo en cuenta que el A600 no tiene salida de vídeo digital, la mejor manera de conectar el A600 es a un monitor o televisor a ser posible de tubo mediante la salida de vídeo RGB de 23 pines. En caso de no poder, lo haríamos mediante la conexión de vídeo compuesto dejando como última opción la conexión mediante antena que es con la que vamos a perder más definición.


El A600 venía con la letra (ñ) cuando se comercializó en España y América latina. En mi caso, como lo he comprado en UK veréis que no está. En el frontal, en su parte derecha podemos ver además tres indicadores. El primero nos indica que el ordenador está encendido, el segundo que la disquetera está leyendo el disco y el tercero es la lectura del disco duro y los procesos generales.


También tenemos otro testigo luminoso en la parte izquierda del teclado, nos avisa de si tenemos activadas las mayúsculas o no.


En la parte superior del frontal podemos ver una enorme rejilla para que la placa ventile. El ordenador carece de ventiladores. Debajo de ella vemos grabado en el plástico el nombre AMIGA, característica que arrastra desde el modelo Amiga 500.



En la parte superior izquierda del frontal una placa nos informa del modelo que tenemos entre manos.


El sistema operativo es muy intuitivo teniendo en cuenta la época. Es mediante un sistema de ventanas y se usa el ratón en él. Por tanto si acabas de llegar, te familiarizarás rápidamente con el Amiga Workbench.


Existen multitud de juegos, demos y utilidades para Amiga, siendo además compatible casi todo lo lanzado para el Amiga 500. Obviamente si tenemos todo metido en un disco duro interno, el A600 se quedará algo corto con casi todo. Para suplir esto lo recomendable es añadir un mega más de Ram y una tarjeta aceleradora. Desgraciadamente el precio de ambas mejoras es algo elevado para los años que el ordenador tiene. Pero si deseamos sacar el 100% de la maquina no nos quedará más remedio que pasar por caja.

Te dejo con un par de demos de AMIGA para que te hagas una idea de lo que esta máquina podía(y puede) hacer a principios de los años noventa.





Si te gustó esto, por favor compártelo

0 comentarios :

Publicar un comentario