-->

jueves, 2 de octubre de 2014

El proyecto solidario de un lector

Hace poco se puso en contacto conmigo un lector del blog mediante la página de Facebook. Me mandó algunas fotos de sus consolas para que las publicase en la sección -Tus maquinitas-. También me mando un par de fotos, una de una Wii y otra de una tablet, podría haber quedado la cosa ahí si no me hubiese dicho que estas últimas y algunas de las otras que aparecen en las imágenes las está usando de manera solidaria con los niños de un hospital de Alicante.


Preguntando al lector a que venía tal nivel de humanidad me contó una historia muy interesante que he decidido compartir con vosotros

Resulta que este lector es también amante del patinaje y resulta que hace un año y medio casi pierde la vida en un accidente de tráfico. El circulaba por una ciclocalle(es lo mismo que el carril bici pero para patinadores además de bicicletas) y al llegar a un cruce y teniendo él la prioridad, un conductor no se la
cedió y le atropello. Ya que yo me desplazo cada día patinando con el Kick Scooter le comprendía totalmente, pues si a la gente en bicicleta(los que circulan correctamente claro) se les respeta poco, imaginemos como es con los que vamos en transportes alternativos a ésta.


El coche conducido por una persona ebria le arrolló a 80km/h lanzando a este hombre por los aires fracturándole algunos huesos y provocando un traumatismo craneoencefálico pese a ir con el casco puesto. Obviamente la asistencia médica llego rápidamente, le practicaron una reanimación cardiopulmonar o RCP y quedó ingresado en un hospital.

Fue aquí donde tuvo la idea. Cuando le dieron el alta del hospital tenía que ir de vez en cuando a rehabilitación, se dio cuenta de que en la planta en la que estaba, los niños que estaban allí no tenían nada con lo que distraerse. Pensó que sería interesante entretener un poco a los críos mientras él estaba por allí en sus sesiones. No se lo pensó mucho y fue consiguiendo en tiendas de segunda mano y mercadillos algunas Game Boy Advance y una Xbox. Tras limpiarlas y arreglarlas las llevaba con algunos juegos los cuatro días de rehabilitación por semana, la cual duraba cada tres horas por día. Durante esas tres horas, les dejaba las consolas a los chavales para que pasasen el rato.

La cosa fue evolucionando para bien tanto en su salud como en la idea. Un día consiguió una Wii tirada de precio en un mercadillo. La consola no funcionaba, estaba incompleta y con gran cantidad de suciedad. La consiguió muy barata, tan solo 5€ y en su casa la abrió para ver que le pasaba.

Tras abrir la Wii encontró en su interior un clip sujeta folios y un disco bloqueado en el lector. Claramente intentaron usar ese alambre para sacar el disco sin éxito y acabo en el mercadillo a cinco míseros euros.

Después de limpiarla y arreglar un peque­ño corto que tenía por un fusible fundido, la Wii cobró vida de nuevo. Rápidamente consiguió todo lo que la faltaba, mandos, barra sensora y fuente de alimentación gracias a las donaciones de algunos de sus amigos. Cargó en la maquina de Nintendo el famoso Homebrew Channel que permite utilizar las aplicaciones y emuladores que la Scene proporciona y la llenó con varios emuladores de consolas clásicas haciendo de la Wii una multiconsola retro que los niños disfrutarían aún más.


La Wii solamente ha sido la primera, pues poco a poco a conseguido mediante el mercado de segunda mano, y donaciones unas cuantas consolas clásicas que remoza para poder prestar a los críos. La última incorporación ha sido una Tablet Android marca Prixton que deja a algunas personas encamadas del hospital para que puedan ver películas.



Poco ha poco se ha ido recuperando y las visitas al hospital han ido reduciéndose. Pero ha decidido continuar con su labor, ahora va a un centro social, donde los menores que corren riesgo de exclusión y los niños sin recursos se divierten con la Wii conectada a un proyector.

A día de hoy continua paseando por los mercadillos y buscando nuevas maquinas para compartir. Todos sabemos que las cosas en España no andan bien especialmente desde el 2008, es por ello digno de mención que personas como ésta, compartan con los demás su colección o que incluso la agranden tan solo con ese fin.

El lector de esta  historia se llama Noé Martinez Alvarez. No sabemos que cambió en la mente de Noé aquel día que el coche le hizo volar, no sabemos donde estuvo, que vio o por que le cambió aquel lapso de tiempo que estuvo sin vida hasta que le reanimaron los servicios de emergencia. Lo que si sabemos es que ha llevado su afición a algo más y ahora las consolas no solo las usa para pasar un buen rato, ahora las usa para arrancar sonrisas a personas que lo están pasando muy mal, tanto por unos motivos como por otros y hoy con el panorama como está es digno de destacar.

Noé Martinez Alvarez
Gracias por contarme esa historia amigo Noé, gracias por seguir el blog y gracias por hacer que el retro llegue a los niños más desfavorecidos. Espero que te recuperes totalmente y en todos los sentidos de aquél fatídico día muy pronto.



Si te gustó esto, por favor compártelo

1 comentarios :