-->

jueves, 2 de abril de 2015

Las Tortugas Ninja (1990)

Hoy os voy a hablar de una película cuyos protagonistas aún siguen estando de moda, sobre todo, porque hace pocos meses se estrenó una nueva versión cinematográfica dirigida por Michael Bay de la historia de estos personajes de cómic tan entrañables, y porque además siguen emitiendo sus aventuras en la pequeña pantalla. Aunque hoy me centraré en la primera adaptación cinematográfica de las Tortugas Ninja (Teenage Mutant Ninja Turtles) estrenada en 1990 y dirigida por Steve Barron.


Sinopsis:
Donatello, Leonardo, Micheangelo y Rafael son cuatro tortugas ninja mutantes, cuya comida favorita es la pizza, que viven en las cloacas de la ciudad de Nueva York junto a su maestro Splinter (conocido también por muchos de nosotros como Maestro Astilla) una rata mutante experta en artes marciales. Durante el día viven escondidos en las alcantarillas, mientras que por la noche salen a rescatar a cualquiera que se encuentre en apuros. Recientemente, la ciudad vive una oleada de crímenes perpetrados por una organización venida de fuera llamada el Clan del Pie, que está reclutando a jóvenes para unirse a sus filas. Uno de ellos es el hijo del jefe de la periodista de informativos April O´Neil. Esta está llevando a cabo una investigación sobre esta nueva oleada de crímenes que asola la ciudad. Una noche, es atacada por unos miembros de esta organización y es salvada por Rafael. Es entonces cuando April conoce el origen de las tortugas y de
Splinter, cuyo aspecto físico se debe al contacto que tuvieron con unos residuos radioactivos que cayeron en las alcantarillas muchos años atrás. También conocerán a Casey, que utiliza una máscara y un stick de hockey para esconder su identidad y así dar alguna que otra lección a los delincuentes. A partir de entonces, todos unen fuerzas para derrotar a la organización criminal liderada por Schredder (Destructor).


Como ya he mencionado antes, esta supuso la primera adaptación cinematográfica del famoso cómic creado por Kevin Eastman y Peter Laird a mediados de los 80. En ella se explica el origen de las tortugas y Splinter, además del origen del malvado Schredder (aunque mostrando diferencias respecto al cómic) además de incluir divertidas escenas de acción.

Splinter

Como curiosidad contaré que el rodaje de exteriores tuvo lugar en la ciudad de Nueva York, mientras que los interiores se rodaron en un estudio en Carolina del Norte. Los actores que encarnaban a las tortugas y a Splinter llevaron trajes creados por la compañía de Jim Henson, que consistían en una cabeza compuesta por elementos electrónicos que realizaban los movimientos faciales a distancia, es decir, manejados por un titiritero, mientras que los actores no podían ver el exterior. Básicamente, los actores tenían que coordinarse con el titiritero para mover la cabeza y el cuerpo en cada escena, especialmente en las escenas de acción, una tarea muy ardua y complicada que requería de precisión y mucha coordinación. De hecho, tres titiriteros controlaban los movimientos de la cabeza de Splinter. Los actores sufrieron con los trajes, especialmente John Pais (Raphael) que era claustrofóbico y tenía que quitarse la máscara cada poco tiempo.



Los actores que pusieron voz a las Tortugas Ninja fueron el ya mencionado John Pais (Rafael), Michelan Sisti (Micheangelo), Leif Tilden (Donatello) y David Forman (Leonardo). La rata Splinter fue encarnada por Kevin Clash. Hay que decir que el único actor que llevó el traje de Tortuga Ninja y puso la voz al mismo tiempo fue John Pais (Rafael), mientras que los demás sólo ponían la voz al personaje y otro actor llevaba el traje. Algunos de ellos han puesto voz a otros personajes de la saga en las sucesivas series animadas. En cuanto al resto del reparto, el papel de April O´Neil corrió a cargo de Judith Hoag, el malvado Shredder fue encarnado por James Saito y Elias Koteas aparece en el papel de Casey Jones. Además de ser las tortugas ninja, tanto los actores que les dieron voz como los que llevaban el traje también realizaron otros papeles en el metraje como figurantes en algunas escenas, uno de ellos era un repartidor de pizza.



Aunque esta adaptación se estrenó en 1990, la idea de llevar al cine a las famosas tortugas se llevaba barajando bastante tiempo. Ya contaban con una serie en dibujos animados que empezó en 1987 y que siguió emitiéndose durante principios de los 90. En aquel entonces, era algo casi imposible no comparar ambas adaptaciones del cómic, puesto que la serie se emitía entonces con gran éxito. Una de las cosas  de la serie que el director quiso conservar fue el vestuario de April, la famosa chaqueta amarilla que se veía en la serie, pero a la actriz le pareció horroroso y por ello, se prescindió de ella para el resto de la película, aunque en una de las escenas April lleva un chubasquero amarillo, el único homenaje a la serie de animación. 



 April en la película




April en la serie

En cuanto a la recepción de la película entre el público, es importante mencionar que fue un gran éxito de taquilla, además de dar lugar a muñecos y demás merchandising (videojuego incluido). Aunque Jim Henson, cuya compañía creó los trajes de las tortugas, no estuvo muy contento con el nivel de violencia de la película, aunque no fue el único que se quejó, puesto que la actriz principal, Judith Hoag, no sólo se quejó por lo mismo, sino también sobre el horario de rodaje entre otras cosas, hecho que provocó que no se contara con ella en las dos secuelas. 




Otra de las curiosidades respecto a la película es que, Judith Hoag recibió los consejos de Robin Williams a la hora de elaborar su personaje. Williams era compañero suyo en la película Cadillac Man, que estaban rodando juntos en ese momento, y era fan incondicional de las Tortugas Ninja. Él le dijo todo lo que necesitaba saber, puesto que ella no había leído los cómics ni había visto la serie. 

Debido al éxito de esta película, se crearon otras dos secuelas en años posteriores, que presentaban pequeños cambios en los trajes, que fueron mejorados para mayor comodidad de los actores, permitiendo que se movieran con mayor facilidad en las escenas de acción. Además, los escenarios eran más coloridos, a diferencia de la primera, que por expreso deseo del director, era mucho más oscura.


A pesar de los cambios, y aunque las tramas eran similares, las dos secuelas no gozaron del mismo éxito, así que durante mucho tiempo, sólo pudimos disfrutar de las Tortugas Ninja en la pequeña pantalla. 


Para concluir, quisiera mencionar que al volver a ver esta película, vinieron a mi mente muchos recuerdos de infancia, por que yo también era seguidora de la serie de animación y en su momento, la película me fascinó. En aquel entonces, tampoco pude evitar las comparaciones con la serie, pero las tortugas me parecían tan reales que me quedé maravillada para siempre, y apenas me daba cuenta de que en realidad eran actores disfrazados. Aunque años después te percatas de algunos fallos, en realidad, creo que no ha envejecido tan mal y que merece la pena volver a verla, sólo por el hecho de ver a las tortugas comiendo pizza, dando una paliza a los malos con mucho humor y soltando frases divertidas, además de su famosa coletilla.


COWABUNGA!!!!




Si te gustó esto, por favor compártelo

3 comentarios :

  1. Fantástica película que tengo que volver a ver y más si comentas que no ha envejecido mal. Que bueno lo de los títeres y lo pesada que fue en el rodaje la actriz de April. Curioso que del reparto el que ha tirado para adelante con más suerte haya sido Elias Koteas.

    Debería ser una peli más valorada (o más recordada), una lástima y más viendo aquellas tortugas digitales que producen hostilidad al espectador de la nueva versión del 2014. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Genial tú reseña, acabo de ver la película después de mucho tiempo, me transportó a mi amada infancia, hermoso sentimiento.

    ResponderEliminar