-->

viernes, 18 de septiembre de 2015

Mini Drone Quadcopter de £15

El mundo del radio control siempre me ha gustado y es porque en cierta parte es similar a los videojuegos pues controlamos algo mediante un mando como en los juegos y además jugamos con las mejores físicas de todas, las de la realidad. Lo mio son los coches RC(aunque también le doy buena caña al slot) en especial los de escala 1:10 y en la categoría de Drifting para ser más exactos. En otra ocasión os enseñaré algunos de mis chasis y lo que hago con ellos.

En ésta ocasión, dando una vuelta por la cadena de tiendas B&M en UK, en la zona de juguetería vi que tenían varios trastos RC, llamándome especialmente la atención los voladores. Siempre he querido tener algo como un avión o un helicóptero, pero los precios que siempre han tenido unidos a su dificultad de uso me han tirado para atrás más de una vez. Siempre he pensado en la fragilidad que esto tiene, pues un fallo es una caída a gran altura de la que poco se puede salvar, nada que ver con un golpe con el coche de drift(el más aparatoso que he tenido se cargó un eje de transmisión). Pero el otro día paseando por esa tienda vi un Drone. Hoy en día, al menos aquí esto suele estar muy barato y la unidad que me llamó la atención no pasaba de las £15.


Lo que verdaderamente me llamó la atención fue su tamaño, apenas 4cm de longitud, tras echar un vistazo detenidamente vi lo simple que era y me dije, bueno si lo empotro por ahí, lo podré reparar con facilidad. En fin que me lo llevé, pensé que empezar con algo pequeño y barato sería mejor idea que dejarme más libras en algo mejor y que podría romper en 10 minutos o directamente no gustarme.

Lo que tenemos aquí es un mini Drone cuadricóptero. Como podemos ver en la caja no
tiene marca por ningún lado, lo cual me ha dificultado encontrar información sobre él, la cual es nula en la red. He llegado a la conclusión de que es un clon de algún mini drone o nano drone de la marca Syma o que la propia marca Syma los hace en exclusiva en plan marca blanca para B&M.


En la caja nada más que vienen el drone, un barato cargador USB, un kit de hélices de repuesto y un mando parecido al control de alguna consola de los chinos.


Lo que más llama la atención del aparatito en cuestión es que el propio cuerpo del drone es la placa donde están todas las tripas soldadas. Esto está bien porque reduce el peso del conjunto lo cual es de agradecer, pero podemos ver en su panza que no hay nada que proteja esto.



Por la parte superior vemos que el chasis está cubierto por una carcasa de plástico extremadamente blando y ligero. Sirve para proteger la batería de golpes y de los movimientos bruscos en el aire.


Tengo que admitir que esta carcasa se sujeta al chasis de una forma realmente pésima, desmontándose de delante cada dos por tres, tengo pensado fabricar una o adaptar alguna de algún juguete.

Algo realmente importante es la batería, la cual tiene una autonomía que ronda de media en este tipo de artefactos entre 4 y 8 minutos. Se recarga mediante un USB conectado al ordenador y en una media hora la tenemos lista para la acción.


La autonomía del drone no pasa de los 4 minutos, pero lo interesante del pequeño drone, es que a diferencia de otros que he visto por la red(muchos de ellos más caros), éste no la tiene soldada, y se puede sustituir fácilmente por una mayor.


Los cuatro motores son los típicos en éste tipo de drones, no por costar £15 va a ser peor. Alcanza grandes velocidades y tiene una respuesta de reacción soberbia. En manos expertas debe ser una delicia, para mi es suficiente el manejo a la velocidad mínima pues como dije antes, yo soy más de derrapar curvas que de dar paseos por el aire.


El drone como tal tiene una gran calidad, pero sus plásticos no tanto. Las piezas de plástico que sujetan los motores son blandurrias, llenas de rebabas y no sujetan los motores como deberían. Nada más sacarlo de la caja noté las tremendas holguras que hacían moverse los motores para todos lados, algo horrible en pleno vuelo. Mi solución fue sencilla, saqué los motores y los rodee con un poquito de cinta aislante amarilla. Esto redujo las holguras a cero y los baratos soportes de plástico al entrar más forzados ahora, quedan perfectos, dándome una estabilidad que antes no tenía.

Otra cosa que he descubierto mientras buscaba información sobre este drone por Internet(por desgracia sin éxito) es la colocación de las luces. Todos llevan dos luces rojas detrás y dos azules delante, para que sepamos orientarnos con el drone con más facilidad. Pues bien resulta que éste lleva las dos rojas delante y las dos azules detrás, esto es incluso mencionado en las instrucciones.


El drone tiene solo cuatro leds eso sí, de gran potencia, en condiciones de baja luz o directamente de noche, iluminan una pequeña estancia con facilidad. Las luces se mantienen encendidas fijas durante todo el vuelo y comienzan a parpadear cuando la batería se va a agotar para indicarnos que debemos ir buscando un sitio seguro para aterrizar o nos quedaremos sin él. Hay que tener en cuenta que tiene un radio de alcance de 18 metros y en exteriores lo podemos perder con facilidad, dado lo pequeño que es.


El mando de control es bastante simple pero efectivo y su conexión es 2.4G.


Tiene dos palancas, la izquierda controla la potencia suministrada a los cuatro motores(osea con ella ascendemos o descendemos) y además pulsando izquierda o derecha giramos a izquierda o derecha.


La palanca derecha por el contrario alabea el drone a un lado o al otro y cabecea hacia delante o hacia detrás.


Son palancas muy sensibles, especialmente la que controla la potencia del drone y lleva un tiempo acostumbrase a ellas.

En la parte central del mando vemos el interruptor de encendido, un led de color rojo que nos indica que el mando está encendido, debajo del interruptor de encendido vemos un botón deslizante que tiene tres posiciones las cuales indican tres velocidades para los motores. Junto a éstos se ve un botón rojo, ese es el encargado de regular el cabeceo de una manera más precisa, para intentar calibrar el drone en ese sentido en pleno vuelo.


En la parte inferior hay otros dos botones más y al igual que el anterior es para regular de forma precisa el alabeo y los giros.


En la parte superior del mando hay otros dos botones, el izquierdo controla el llamado "headless function" al pulsarlo una vez el drone hará los movimientos que le indiquemos con el stick de control derecho sin importar donde esté mirando el morro. Una opción interesante para darse un paseito aéreo por una sala pequeña. Si lo volvemos a pulsar volvemos al modo de vuelo normal, en el que tendremos que fijarnos siempre donde mira el morro para no errar los giros.

En el lado derecho hay otro botón, este es el más divertido, pues si lo pulsamos en pleno vuelo mientras estamos estables, el drone se queda a la espera de una orden de giro con el stick de control derecho. En cuanto tocamos ese stick el drone automáticamente da un giro de 360 en el aire por si solo en la dirección donde pulsemos la palanca. Es divertido para impresionar a los que te estén mirando :)


El mando utiliza 3 baterías AA y a diferencia de otros drones que hay por ahí, no tiene un USB para poder cargar el propio drone utilizando las pilas.


MI OPINIÓN:

El nuevo cacharrito me gusta, es divertido pero difícil de usar, aunque supongo que si le continuo echando tiempo lo manejaré cada vez mejor. Un punto negativo es el de su calibración. En las instrucciones no se indica como hacerla de ninguna manera y en Internet no existe nada sobre este modelo en particular. Hay decenas de modelos similares con otros mandos y diferentes configuraciones para su calibración y no me ha funcionado ninguna.

Probando algunas cosas después de una fatídica caída, conseguí regularlo (mas o menos) encendiendo el mando antes que el drone. Esto hace que el drone parpadee sin parar pero no responda al mando, una vez hecho esto pulsando el acelerador de stick izquierdo al máximo y pulsando el botón superior derecho, el mando comienza a pitar, éste deja de pitar cuando muevo el stick derecho hacia un lado, en mi caso al lado contrario de donde se me había descalibrado el drone. Después apagué todo y comencé encendiendo el drone y después el mando y parecía calibrado aunque no perfecto.



Esto lo descubrí por mi mismo tras dos horas haciendo pruebas pues como comento no encontré nada en la red que me sacase de dudas, desde luego si alguno sabe como hacerlo correctamente que me lo comente pues estaría muy agradecido.

Es un buen juguete para comenzar en esto o para probar si te pica el gusanillo. No cuesta mucho, se arregla fácil, los recambios de los "oficiales" le valen y no te cortan las hélices si las tocas por error. Es para uso indoor y outdoor y resulta muy divertido usarlo en el jardín o en un parque y poder verlo volar a gran velocidad aunque solo sea por 4 minutos.



Si te gustó esto, por favor compártelo.

0 comentarios :

Publicar un comentario