-->

domingo, 12 de febrero de 2017

NES mini por fin! y review

La Nes mini, ese ataque directo al centro mismo de la nostalgia nintendera y videojueguil que Nintendo nos lanzó el pasado año. Un ataque directo sin concesiones que impactó de lleno en la sociedad gamer y que caló profundo. La consolita llegó para caer rápidamente en manos de ansiosos y lamentables especuladores, por culpa de una mala previsión por parte de la compañía japonesa.


Se fabricaron menos consolas de las que finalmente se demandarían, esto provocó un caos que a día de hoy parece que comienza a ver la luz al final del túnel. Vale, probablemente estés muy enterado o enterada de la situación con esta consola, pero como seguramente alguno no, vamos a poner un poco todo en antecedentes. Nintendo lanzó la consola como un gadget más, al estilo de los Mini Classics(al menos pienso yo) creyendo que no vendería mucho o sería una consola más bien de nicho. Al estilo de los citados Classics o del mismísimo Pokémon Mini. Pues no, resultó ser un bombazo, una consola con tan solo 30 juegos clásicos de NES sin nada más que ofrecer comparado con un potente emulador que podemos llevar en el móvil o en el PC. Y como buen bombazo se agotaron las pocas unidades que Nintendo repartió por el mundo en pocos días. Esto promovió la especulación a nivel global, dando precios totalmente absurdos por algo
que Nintendo vendía por unos 60€, triplicando en la mayoría de los caso el precio en reventa.

Nosotros decidimos esperar, porque no deja de ser lo que es. Treinta juegos de la consola virtual, sin mucho más que ofrecer en una carcasa bonita, nada más. Incluso me parecía y parece caro el precio oficial fijado por Nintendo por un sistema ¿cerrado? que no deja de ser un emulador más bien pobre, sobre todo si lo comparamos con lo que hay por ahí.


Teóricamente en Navidad de 2016 se lanzaría una nueva y pequeña remesa y así fue. Con idéntico resultado, pues se vendieron todas rápidamente para caer casi siempre en manos especuladoras. Durante estos meses siempre he pensado que la pobre Nes Mini no era más que una consolilla que pasaba de mano en mano sin que muchos de sus usuarios realmente se la quedasen y la disfrutasen. Se de casos donde un especulador, compraba a otro para hacer lo propio. Simplemente lamentable.

Andie y yo siempre teníamos por costumbre mirar la sección de electrónica de las tiendas y grandes superficies, que frecuentamos. Ya sea para hacer la compra semanal o simplemente dando un paseo. Siempre mirando si había o no stock de Nes para comprar una. Ciertamente, tengo una original pero esto se me hacía un gadget curioso y más desde el punto de vista coleccionista no pudiendo dejar escapar mi corazoncito Nintendero que siempre está ahí, llamando, aunque tenga también el resto de sistemas.

Andie y yo siempre jugábamos a lo mismo al llegar a estos sitios. Yo la decía; vamos a ver como NO hay Nes mini y ella decía venga vamos a ver como nunca está. Nunca estaba por supuesto, hasta la semana pasada. Que la dije lo mismo en una gran superficie, y de repente vi tres. Me giré de golpe para mirar de nuevo, porque ni yo me lo creía y la dije; mira!! si que hay joder! ella no me creyó y al mirar y ver las consolas no dudó en coger una. Para casa nos la llevamos más feliz que un regaliz, como un niño en navidad estábamos.


La consolita es realmente pequeña, por muchas fotos que veas, si nunca la has visto en persona sorprende.


El mando por otro lado es exactamente idéntico al original exceptuando su conector, que ahora se actualiza al que utilizaba Wii.


Es una réplica 100% fidedigna de la Nes original a excepción de los puertos para los mandos, la tapa para cartuchos(que es falsa) y la parte trasera, que ahora cuenta con una conexión HDMI y un mini USB como toma de corriente... y tal vez algo más.



Su peso es como el de dos mandos de NES, es sumamente ligera. El mando de la consolita tiene un cable de unos 40cm, se antoja corto la verdad, pero tiene una explicación. Tienes que tener la consola cerca, porque la manera que tienes de guardar las partidas o volver al menu principal para elegir un juego, es pulsando el botón reset. Por ello el cable es cortito, a cambio tenemos el cable HDMI y USB más largos que además podemos cambiar por otros nuestros, mucho más largos y así alejarnos de la pantalla lo que queramos.


Comparada con la Nes original, esta parece de juguete:



La consola no trae en su caja un enchufe para el cable USB, algo que se me antoja ridículo y más sabiendo lo que cuesta uno y lo que cuesta la propia consola. Tal vez Nintendo pensó en usar la propia televisión, ya que casi todas cuentan con USB para alimentarla. Yo lo hago así, pero repito, por el precio de la consola, no les habría costado nada incluir un pequeño enchufe.

Al encender la consola, el led rojo se ilumina, justamente como lo haría la NES original, un buen detalle, Nintendo siempre pensando en los nostálgicos que se criaron con una.


El puerto para mandos nos permite conectar el mando Pro de Wii para usarlo en multijugador. Por tanto si ya tienes uno no es necesario comprar otro de NES a no ser que quieras que el segundo jugador tenga la experiencia NES al completo. Además el mando Pro de Wii utiliza también el stick y no solo el pad direccional.

Hay que dejar claro que si quisiésemos usar dos mandos Pro por ejemplo, no podríamos porque no entran por culpa del plástico transparente que tienen atornillados. El cual sirve para poner la correa del mando de Wii. Afortunadamente es fácilmente solucionable si desatornillamos esas piezas. De esa manera caben perfectamente dos mandos Pro.



Como imaginaras, al montar un emulador la consola es muy básica en su interior no parece serlo, como han demostrado los últimos hacks que ha sufrido, en donde se pueden llegar a jugar juegos de Snes, Megadrive o Neo Geo entre otras, sin necesidad de modificación de hardware. Por tanto está claro que Nintendo utilizará las mismas tripas en la más que presumiblemente futura Snes Mini. Esta "scene" que se ha desarrollado en los últimos meses en torno a la Nes Mini resulta sorprendente, pues simplemente con un programa y la consola conectada al PC por su USB, se pueden crear carpetas, añadir juegos y carátulas y emular otras consolas. Yo no he hecho nada de esto, ni tengo intención de hacerlo(al menos no en esta unidad) porque quiero mi pequeña NES lo más original posible, pero creo que es un muy buen dato a tener en cuenta.


Al encender la consola, entramos en un simple pero curioso menu, que imita la carcasa de NES con una estética y sonido de 8 bits. En el menú podemos elegir cualquiera de los 30 juegos incluidos, seleccionando simplemente sus cajas muy bien reflejadas en la consola. Además tiene varias maneras para ordenar los juegos según nuestras preferencias, mas veces usado, último usado o por fecha de lanzamiento.


Otra característica interesante es que podemos guardar la partida en cualquier punto del juego. En la consola se incluyen juegos que no guardan partida, otros si y de forma nativa y otros con sistema por passwords, pero se pueden guardar todos de la misma manera que se hace en Wii, DS, 3DS y WiiU. Por tanto es como si estuviésemos jugando los juegos de la consola virtual de las mencionadas consolas.


Tanto, la emulación como el sonido son perfectos viéndose y oyéndose mejor que la original y pudiéndose jugar en las enormes pantallas de hoy en día sin problema.

Nosotros estamos muy contentos de contar con una finalmente, esperando y con paciencia dimos con una sin ni siquiera quererlo y por supuesto sin dar un duro a ningún especulador. Espero y confío en que si tu quieres una, la consigas dentro de poco, huye de la especulación porque si tienes algo de paciencia la verás muy pronto en algún estante de alguna tienda a su PVP fijado por Nintendo.

Os dejamos con el vídeo unboxing/review en donde te enseñamos todo mucho mejor con todo lujo de detalles, multijugador incluido, que lo disfrutéis tanto como lo hicimos nosotros al grabar el vídeo!



Si te gustó esto, por favor compártelo.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada